Seleccionar página

A día de hoy está demostrado tanto in vitro como in vivo que los dos principales cannabinoides, el THC y el CBD, ejercen un claro efecto antitumoral en glioblastomas, cáncer de mama, cáncer de pulmón, cáncer de próstata y cáncer de piel.

Es precisamente en una universidad española, la Complutense de Madrid, donde se llevan a cabo los estudios más punteros en este campo a nivel internacional. Los cannabinoides se presentan como herramientas prometedoras en la lucha contra diferentes tipos de cáncer. Inducen muerte celular programada (apoptosis), inhiben el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos alrededor del tumor evitando que este pueda nutrirse (neoangiogénesis), evita en algunos casos la formación de metástasis y en otros ayuda al sistema inmune a destruir las células cancerígenas. Parece ser, pues, que a los pacientes oncológicos no les falta base científica cuando buscan en el cannabis un tratamiento para luchar contra su enfermedad.

Vía Magia Verde Grow Shop

Leer más

Related Post