Si somos nosotros los que cultivamos marihuana, viviremos su desarrollo en primera persona y sabremos de qué se ha alimentado, de dónde procede, si ha sufrido alguna enfermedad o si el secado de sus cogollos se ha realizado correctamente. Además, si lo hacemos correctamente, obtendremos una marihuana de calidad.

Sin embargo, muchas veces, esta situación no se cumple. Cuando uno no puede cultivar por falta de tiempo, de experiencia o de ganas, lo más normal es que consiga marihuana de terceras personas.

Por ello, cuando tengas en las manos cogollos de otra persona, sería interesante que antes de fumártelos, realizases una serie de comprobaciones para saber si estás frente a marihuana de calidad.

Vía: Cogolandia

Leer más

Related Post