Seleccionar página

1. Para empezar
Recuerda que la marihuana es liposoluble y no hidrosoluble. Para que se libere el THC -y por tanto, tenga efecto- es necesario calentarla y mezclarla con alguna grasa -aceite, mantequilla, otros lácteos-. Los tés de marihuana no ponen nada. Lo más fácil es elaborar previamente un aceite o mantequilla cannábicos, y utilizarlos luego en las recetas. Pero, en todo caso, nada de cocina británica -hervidos en agua-. Si no te queda claro, piensa en dos platos de pasta; unos espaguetis a la bolognesa, con el orégano -sustituido por marihuana- por encima del plato ya preparado, no funcionarían. En cambio una receta de pesto genovese, cambiando la albahaca por marihuana, es un plato diez para elaborar con cannabis.

Vía Smoking Hard Seeds

Leer más

Related Post