El control biológico de plagas consiste en combatir las plagas y enfermedades de las plantas con otros organismos vivos (insectos, bacterias, hongos…). Los organismos utilizados para el control se alimentan de estos o les provocan la muerte.

El objetivo del control biológico es conseguir que los enemigos naturales mantengan las plagas en niveles tan bajos que no lleguen a producir pérdidas económicas en el cultivo. Para conseguirlo, se pueden aplicar diferentes estrategias en la utilización de estos enemigos naturales: control clásico, por aumento y por conservación.

Vía Ganesh Grow

Leer más

Related Post