El uso de insecticidas orgánicos desarrollado desde la mitad de este siglo ha llegado a poner en riesgo contrastado la salud humana y ha sido una causa sustancial del deterioro ambiental. Consecuentemente, ha habido un creciente interés en el desarrollo de estrategias alternativas para el control de las plagas. Uno de los logros en este sentido ha sido el tratamiento de las plagas de modo integrado mediante el empleo de bacilos, entenderemos éstos como bacterias, que tienen la capacidad de controlar y erradicar insectos en sus diferentes fases de crecimiento.

Vía: elbruixot

Leer más

Related Post