Seleccionar página

Existen diferentes tipos de cruces dependiendo de los resultados que se deseen conseguir y del tipo de genéticas que vamos a cruzar.

Los cruces complementarios se utilizan para mejorar una determinada característica dentro de una variedad y es imposible hacerlo dentro de la población al haber llegado al techo genético dentro de los genes que controlan ese determinado carácter. Por ejemplo, se utiliza mucho para acortar los tiempos de floración de una determinada línea.

Vía Tecnocultivo

Leer más

Related Post