El cultivo de la marihuana posee numerosas técnicas y métodos que buscan optimizar los resultados en cuanto a calidad y cantidad de producto que se pueda llegar a cosechar. Sin embargo, lo más habitual es asociar la idea de productividad máxima de nuestras plantas con el uso de macetas especiales, abonos, insecticidas, fungicidas y otros elementos que nos permitan enriquecer y cuidar el sustrato de nuestro cultivo. Es a raíz de esta consideración, un tanto peculiar, que nos olvidamos de una de las características más importantes de la marihuana: es una planta. Si bien un sustrato limpio, rico en elementos y libre de parásitos es sumamente beneficioso para ella, lo cierto es que el elemento más importante para su desarrollo es la exposición a la luz para poder realizar sus funciones de fotosíntesis, dotando a su cuerpo de la energía que necesita para llevar a cabo todas las fases de su vida, y de la misma manera que podemos regar, nutrir y proteger a nuestra planta de muchas formas, también podemos jugar con la nutrición lumínica de la planta por medio del SCROG.

Vía: matillaplant

Leer más

Related Post