Una pregunta que seguro todos los fumadores de cannabis nos hemos hecho alguna vez ya que conocemos muy bien la fuerte sensación de hambre que acompaña a su consumo, y que nos empuja a comer todos los cheetos que nos pongan delante aunque ya estemos saciados. Un nuevo estudio en ratones ha sorprendido a los investigadores, al descubrir que esta estimulación del apetito la provocan las mismas neuronas que normalmente se encargan de producir saciedad, conocidas como proopiomelanocortinas (POMC).

Hasta ahora, los científicos asumían que el fenómeno estaba relacionado con la activación del receptor cannabinoide 1 (CB1R), un conjunto de proteínas que, en presencia de las sustancias cannabinoides, aumenta el apetito.

Vía: tecnocultivo

Leer más

Related Post