Al principio, durante el proceso de germinación de las semillas, es importante asegurarse que el medio de germinación (jiffy, lana de roca…) permanezca húmedo en todo momento. En el caso que el medio se llegue a secar durante la germinación de las semillas, seguramente éstas nunca lleguen a salir.

Una vez ya ha salido la plántula y muestra los cotiledones, ya no se debe mantener permanentemente húmedo el suelo, sino que hay que espaciar los riegos para dar lugar a que se aireen las raíces. Si mantenemos el sustrato siempre húmedo, acabará afectando al sistema radicular, y si no se soluciona rápido, la planta acaba muriendo.

Vía: tecnocultivo

Leer más

Related Post